Envíanos tu información y la primera consulta la pagamos nosotros

Dientes más blancos: ¿Por qué nos obsesionan tanto?

Lo cierto es que tus dientes dicen más de ti de lo que quisieras mostrar por Tinder.
¿Alguna vez te has preguntado por qué nos obsesiona tanto tener dientes más blancos? Las razones nos muestran que lo superficial tiene muchas implicaciones profundas.

La obsesión con tener dientes más blancos se remonta hasta el siglo XVIII en donde la élite y la monarquía francesa querían presumir a toda Europa el cuidado personal y la belleza del pueblo francés. Sin embargo, los franceses estaban lejos de cumplir con estos cánones, teniendo en cuenta que ni siquiera la palabra odontólogo había sido acuñada, pues a quienes se encargaban de aliviar dolores de muela les llamaban algo así como “desclavadores de dientes”.

Lee también: 3 consejos para mantener limpios tus dientes si no puedes cepillarte

Entonces, ¿Cómo hacía la élite francesa para lucir sonrisas blancas? Créanlo o no, usaban cloro puro… El resultado: dientes más blancos hoy; mañana, sonrisas marrón. El cloro puro deterioraba tanto el esmalte de los dientes que estos aristócratas, amantes de una sonrisa brillante, terminaban con dientes muy oscuros o simplemente debían extraerlos por la excesiva sensibilidad que desarrollaban.

Quizá quieras lee sobre 7 hábitos que dañan tus dientes

Veamos qué nos lleva, casi trescientos años después, a recurrir al blanqueamiento dental para tener dientes muy blancos y, sobre todo, sanos.

En un mundo de primeras impresiones…

La superficie es la reina. Una persona que no se sienta segura de sus dientes al sonreír, tratará inconscientemente de no hacerlo o su sonrisa lucirá aparatosa para ocultarla. Estas actitudes podrían desdibujar el lenguaje corporal de una persona durante una entrevista laboral o una primera cita. A quién elegirías tú si fueras la directora de recursos humanos: ¿A quien sonríe generosamente con dientes más blancos, o a quien sonríe con timidez?

Es fácil…

En la última década, se ha triplicado la demanda de tratamientos caseros para ganar unos cuantos tonos de blanco en los dientes y, aunque no tan efectivos como el blanqueamiento dental de consultorio, son relativamente baratos y diversos. Por ello, resignarse a tener dientes amarillos se empieza a ver más como una señal de descuido que de falta de recursos.

También lee: Cómo tener dientes más blancos 

Ortodoncia

Una cosa lleva a la otra. Un gran porcentaje de personas se realizan ortodoncia; y en la psicología de muchos(as) surge el pensamiento de: “para qué dientes alineados si están amarillos” (o viceversa).

Tal vez también te interese Sonreír con brackets ya no avergüenza

Fertilidad

Unos dientes más blancos siempre estarán asociados a salud y bienestar físico y psicológico (aunque a veces no se cumpla). Además, se ha demostrado un vínculo directo entre infección periodontal y problemas de fertilidad.

Es señal de lucidez mental

Ya lo hemos dicho antes, lo que hace que perdamos los dientes no es la vejez como tal, sino el descuido… ¡Piénsalo!

OTROS ARTICULOS
CLOSE
CLOSE