Envíanos tu información y la primera consulta la pagamos nosotros

¿Dolor de muela? ¿Una cordal incómoda? ¡Aquí te ayudamos!

Es increíble cómo una sola muela lesionada puede robarnos la paz. En otras ocasiones, las también llamadas muelas del juicio son las culpables del apiñamiento de tus dientes o de morderte los carrillos (mejillas) constantemente (¡aauch!) por lo cual, si quieres tener una sonrisa feliz, deberás -antes de la extracción- tomarte una radiografía panorámica de tu boca y, posteriormente, solicitar la extracción de la muela que se te está volviendo una piedra en el zapato.

Solo después de ello, podrás iniciar un tratamiento de Ortodoncia que resulte efectivo.

Lee más: Sonreír con brackets es cool

¿Por qué el dolor de muela?

El dolor de muela puede deberse a varias causas, pero la más común es aquella en la que tu pobre muela gime de dolor cuando está a punto de perecer bajo el ataque infame de una o varias caries, que se las han arreglado para cavar y cavar hasta llegar a la pulpa de la muela, a su nervio; es por ello que decimos que duele la muela, aunque lo que duele no es la parte ósea como tal, sino la lesión que la caries le ha hecho a la pulpa de la muela. El dolor agudo es señal de que tu muela tiene los días contados…

También lee sobre: Cuida tus dientes incluso cuando no te los puedas cepillar

Si tu caso es otro, y lo que te aqueja no es propiamente el dolor de muela, sino el apiñamiento del resto de los diente y el dolor de encía que genera una muela cordal, la solución es la misma: extraerla sin remordimiento.

Prepárate para la extracción

Una vez hayas obtenido las radiografías panorámicas de toda tu dentadura y el odontólogo ya haya confirmado que las puede extraer con seguridad, es tiempo de que te prepares al menos un día antes para esta cirugía. Especialmente, absteniéndote de beber alcohol o trasnochándote, porque la idea es que tu organismo esté lo menos estresado posible para afrontar esta extracción, la cual puede tomar de una a varias horas.

Cuidado posoperatorio 

Es importante, para evitar hemorragias en el posoperatorio, no beber o comer nada caliente, ya que cualquier aumento en la presión sanguínea, debido al aumento de la temperatura corporal puede provocar sangrado en la sutura. Por el contrario, lo mejor es comer constantemente cosas frías, como paletas, que reduzcan la irrigación sanguínea del área operada.  Por otro lado, ingerir alimentos duros puede romper los puntos de sutura, lo cual ralentiza el proceso de cicatrización y te puede dejar cavidades incómodas en la encía. 

Esperamos que nunca tengas que deshacerte de una muela, pero sí no hay de otra, Felicident te atiende a la hora que lo solicites. Contáctanos ahora mismo sin ningún compromiso, la cita de valoración corre por nuestra cuenta—>

OTROS ARTICULOS
CLOSE
CLOSE