Envíanos tu información y la primera consulta la pagamos nosotros

Tres consejos para mantener limpios tus dientes si no puedes cepillarte

Si no puedes cepillarte, mastica chicle sin azúcar

Si eres de esas personas que no come entre comidas y siempre cepilla sus dientes después de  comer, no tienes que leer este consejo; pero para el resto, es un buen consejo masticar chicle  sin azúcar para reemplazar provisionalmente el cepillado y para prevenir la sequedad de la  boca, que es la responsable del mal aliento. Algo que tienes que tener presente es que los  restos de alimentos ricos en azúcares y almidones que quedan en los dientes después de ser  ingeridos son descompuestos por las bacterias que naturalmente habitan en tu boca, el  resultado de esta descomposición son ácidos que afectan el esmalte dental. El chicle  endulzado con xilitol, un endulzante sustituto, puede ayudarte a mantener a producir un flujo  constante de saliva, la saliva contiene propiedades alcalinas que contrarrestan los ácidos  dañinos.

No está de más aconsejarte que si deseas evitar las caries, reduce los alimentos azucarados o  almidonados al máximo.

Vegetales y frutas crujientes

El acto de masticar alimentos vegetales medianamente sólidos que opongan resistencia a la  masticación es otro buen mecanismo para eliminar restos de comida después de cada comida.  Las frutas más recomendables son las manzanas, preferiblemente verdes.

Enjuaga tu boca con aceite

Suena un poco arcaico, pero estudios han demostrado que una forma de mantener los ácidos  bacterianos y el mal aliento a raya cuando no puedes lavarte los dientes es aplicar una fina  capa de aceite vegetal en toda tu boca. También te ayuda si tienes un problema persistente de  sequedad bucal. Cualquier aceite comestible puede servir, sin embargo los más  recomendables son el aceite de ajonjolí o el de coco. No lo tragues, solo aplícalo durante unos  4 o 5 minutos.

Recuerda que nada puede reemplazar el cepillado y la seda dental, pero estos trucos te  ayudarán a cuidar tus amiguitos blancos cuando el tiempo apremie y el cepillo no esté a la  mano.

OTROS ARTICULOS
CLOSE
CLOSE