Envíanos tu información y la primera consulta la pagamos nosotros

Tratamiento de periodoncia, así salvamos la sonrisa

Hoy, en ’Historias de odontólogo’ les contamos la historia de una mujer que sacó adelante con mucho esfuerzo a sus tres hijos, pero descuidó su sonrisa. Ahora ellos son profesionales, pero la entrega al futuro de su familia tuvo consecuencias negativas para su salud oral. Fue nuestro tratamiento de periodoncia lo que salvó su sonrisa.

Alba Luz* es una madre cabeza de familia que acudió a nuestro consultorio hace un tiempo, recordamos gratamente su historia hoy, cuando cumplimos un año más de servicio en pro del bienestar de nuestros pacientes.

Alba Luz es una mujer de naturaleza dicharachera y graciosa, lo que podríamos llamar una mujer servicial y cálida en el trato, tal vez debido a una larga carrera como vendedora de comidas rápidas; ella es el tipo de persona que disfrutamos recibir en Felicident; ojalá solo de visita, no por problemas odontológicos.

Infortunadamente, muchos años de trabajo duro, sin mucho tiempo para cuidar correctamente de sus dientes, y destinando la mayoría de sus ingresos al pago de colegios, útiles, transporte, universidad, libros, etc.; nunca le dejaron dinero para visitar a un odontólogo.

 

Un obstáculo para sonreír

Alba Luz empezó a notar sangre en el cepillo de dientes cuando se cepillaba, por lo que decidió comprar un cepillo con cerdas más suaves, pensando que se debía a que se estaba cepillando muy duro y las cerdas le lastimaban las encías.

Haciendo poco caso y de la nada un sabor metálico como a sangre inundaba su boca. Alguien le dijo que era normal, que le pasaba a mucha gente y que no significaba nada. Así fue que siguió en su arduo trabajo, vendiendo empanadas y buñuelos desde las 6 de la mañana en su puesto callejero y en la noche perros y hamburguesas hasta las 10 de la noche.

“Muchas veces llego tan cansada que caigo sin siquiera darme cuenta que no me he lavado la boca”, nos contaba Alba Luz en nuestra primera cita de diagnóstico, que no tiene ningún costo.

A veces incluso por creencias arraigadas culturalmente, las personas empiezan a perder la esperanza sobre sus dientes, como le pasó a ella: “Cuando empecé a ver que mis encías estaban hinchadas y rojas, yo creí que era por la menopausia”.

Como sus padres y gente de la tercera edad que ella conocía habían perdido los dientes y ahora habían naturalizado el hecho de usar prótesis dentales, se dio al dolor de que talvez ya le había llegado su hora. No le gastó mucha mente a ello y siguió en sus rutinas diarias.

Sin embargo, algún tiempo después, mientras comía, sintió que uno de sus molares estaba flojo, como estaba con su hijo Camilo, que es biólogo, le contó lo que le pasaba, entonces él le insistió que viniera a vernos.

De inmediato supimos que era un claro caso de periodontitis y que el camino a seguir, urgentemente, era un tratamiento de periodoncia integral.

 

Lo que encontramos ( :O

Para ver la extensión del daño, realizamos un sondeo periodontal y nos encontramos con la pérdida de inserción (4 mm) de los diente en las encías, esto en dos zonas de maxilar superior. Asimismo, nos encontramos con abundante placa bacteriana y cálculos en la raíz de los dientes afectados, que provocó la pérdida del soporte óseo; un cuadro clínico de periodontitis crónica de clasificación moderada.

También, Alba Luz se quejaba de hipersensibilidad, esto debido a la destrucción del tejido de las encías, exponiendo así la raíz de los dientes y, por tanto, causando hipersensibilidad.

Tratamiento de periodoncia al rescate de la sonrisa

Sin importar el problema que crecía en sus encías, Alba Luz nunca perdió su sonrisa generosa y siempre confió en su recuperación.

Así fue como empezamos la lucha contra las bacterias que estaban destruyendo su sonrisa comenzando con la primera etapa del tratamiento de periodoncia: el raspado de la placa bacteriana y el curetaje para remover los cálculos dentales alojados en las raíz de los dientes.

De igual manera, recomendamos un mejor higiene oral que asegurara la reducción gradual de la población bacteriana, al usar seda dental, un cepillado  adecuado y el uso de enjuague bucal con clorhexidina al 12%, durante 15 días.

Una vez reducida al máximo la población de bacterias dañinas, con el fin de recuperar del tejido óseo y gingival perdidos, iniciamos con Alba un tratamiento de aplicación de plasma rico en plaquetas (PRP) lo cual aceleró el proceso de recuperación y aseguró que el tejido volviera a adherirse bien a los dientes y previniera la caída de los mismos.

Hoy día, Alba Luz ya ha terminado su tratamiento, con resultados satisfactorios. Nos complace saber que después de todo el sacrificio que ha hecho por el bienestar de sus hijos, al fin del día puede sonreír junto a ellos al verlos hechos unos profesionales de bien.

*Alba Luz no es el nombre real de nuestra paciente, por razones de privacidad.

OTROS ARTICULOS
CLOSE
CLOSE