Envíanos tu información y la primera consulta la pagamos nosotros

Periodontitis: ¿Cómo tratarla?

La periodontitis es una de esas enfermedades silenciosas que, en muchas ocasiones, solo se detecta cuando ha causado grandes estragos en tus encías. Contrario a lo que se cree, ésta ataca a personas de todas las edades . Aquí te contamos sus causas y cómo la combatimos en Felicident.

Las encías inflamadas y el sangrado de las encías -o también llamada gingivitis-  son una clara señal de que tu salud bucal va por un muy mal camino, es la primera etapa de una cadena de acontecimientos que han venido sucediendo en tus dientes y que se han trasladado a tus encías, más concretamente, debajo de ellas. Cuando las encías sangran es la clara señal de la guerra que se libra dentro de ellas y que, infortunadamente, tu cuerpo está perdiendo. La gingivitis es la primera etapa de la periodontitis, una enfermedad que si no es tratada a tiempo carcomerá las encías y el tejido óseo que sostiene los dientes, ocasionando su irremediable caída, obligando al paciente a el uso de prótesis o implantes dentales.

¿Por qué sangran?

La placa bacteriana acumulada debido a pobres hábitos de higiene oral es el ambiente perfecto para el surgimiento de la ameba Entamoeba gingivalis, de cuya existencia se ha comprobado que tiene una correlación del 100% entre la presencia de este microorganismo y la enfermedad periodontal activa (Cómo quitar el mal aliento – causas y soluciones).

Este tipo de bacteria es extremadamente agresiva, ya que produce una enzima que daña tejidos conectivos en la encía y los huesos maxilares, al tiempo que inhibe la respuesta de defensa de las células sanguíneas ante la infección. Lo cual debilita el tejido, haciéndolo excesivamente susceptible al sangrado.

Combatiendo la periodontitis

La gingivitis, como primera etapa de la enfermedad, puede detectarse por el sangrado de las encías al cepillarse o usar la seda dental, lo cual puede detenerse a tiempo con hábitos regulares de higiene oral.

En el caso de una periodontitis, esta puede llegar a ser asintomática. Solo después de que los dientes se empiezan a ver más largos por la pérdida de encía y se aflojan, el paciente solicita una consulta de periodoncia. Dependiendo de varios factores, la periodontitis puede tratarse con satisfactorios resultados y lograr la estabilización del tejido gingival y óseo, pero en otras circunstancias no hay más remedio que remover quirúrgicamente el tejido dañado.

Consiste en la eliminación de la placa bacteriana mediante diferentes estrategias de tratamiento:

Mecánico: El paciente debe adoptar las técnicas adecuadas de cepillado. De igual manera, el odontólogo realizará el raspado de las coronas y eliminar la placa y los cálculos debajo de las encías (
Detartraje, curetaje y profilaxis: clave para cuidar tu sonrisa).

Antibiótico: Empezaremos a suministrar un antibiótico que asegure la eliminación de las bacterias dañinas. Los fármacos no sustituyen al tratamiento de cepillado y raspado, sino que sirven de soporte.

Quirúrgico: En casos graves en los que la profundidad de la lesión limitan la visibilidad y acceso, es necesaria la cirugía. Si es necesario se hace la extracción y reconstrucción de tejido óseo. Unas de las técnicas utilizadas usa materiales de injerto y membranas; otra técnica es el uso de proteínas de la matriz del esmalte ó el uso de plasma rico en factores de crecimiento. Estos tratamientos son viables una vez que se ha eliminado la mayor cantidad de población bacteriana posibles.

OTROS ARTICULOS
CLOSE
CLOSE